Uno de los grandes problemas al trabajar con China son los retrasos.

Muchas empresas chinas trabajan por encima de sus capacidades o son ineficientes en la producción. Ésto, sumado a los malentendidos, provoca retrasos.

Nuestros empleados visitan las fábricas durante la producción, asegurándonos de que se está produciendo el material correcto, en los plazos acordados.

 

p04